Carlos Rodellar, delegado de campo del Círculo Gijón

carlos rodellar circulo gijon
El ex jugador del Gijón Baloncesto y Club Baloncesto Coruña, Carlos Rodellar Fernández, se incorpora al Círculo Gijón como delegado de campo. El propio Carlos explica en su propias palabras su trayectoria y el por qué de su adhesión al proyecto CGBC:
“Lo primero, quiero agradecer al Circulo y, en especial, a Nacho Galán y a Óscar Moro la oportunidad de volver a sentir el baloncesto desde la pista.
Aunque mi vida deportiva fue corta por una grave lesión, me dio tiempo a muchas experiencias muy satisfactorias.
Empecé a jugar en el Colegio Corazón de María (CODEMA) a los 9 años de la mano de Gerardo López (uno de los fundadores del Gijón Baloncesto) y de Julio Huerta. Milité en categorías desde alevín hasta juvenil en el Codema, ganando varios campeonatos de Asturias. En los veranos del 81 y 82 años asistí a dos concentraciones de tecnificación, denominadas Operación Altura, organizadas por la Federación Española de Baloncesto, dándome cuenta que con mi 1,93 mts me tenía que reciclar del puesto de pívot en el que jugaba, ya que tuve la suerte de compartir aquellas concentraciones con jugadores míticos como Xavi Crespo (F.C. Barcelona), Javier Zapata (CAI Zaragoza) y Juan Antonio Orenga (Real Madrid y posterior Seleccionador Nacional Absoluto) cuando todavía eramos cadetes.
En mi primer año junior en 1984, ya que de aquella existían las categorías juvenil y junior, pasé a militar como alero-escolta en el equipo de segunda división nacional del R.G.C.C. con Fernando Villaldea y el pibe Escandón entre otros, pero a la vez entrenaba un par de días a la semana con el primer equipo del Gijón Baloncesto que ya militaba en la Primera División B (lo que hoy sería la LEB ORO), compartiendo pista con Lolo Solis, Eduardo Lada, Jorge Sabadell, Antonio Provecho, Pepe Dominguez, Alejandro Gutierrez, Vicente Blanco, etc.
La temporada 85-86 en mi segundo año Junior me lance a la aventura y fiche por el Club Baloncesto Coruña, militando el segunda división nacional (lo que hoy sería LEB Plata). Siendo un Club de nueva creación conseguimos mantener la categoría con el equipo senior, siendo el máximo anotador del equipo y con el equipo Junior ganar el Campeonato de Galicia y ser finalistas en la fase sector del Campeonato de España.
Las temporadas 1986-87 y 1987-88 fiché como alero-escolta en el Gijón Baloncesto en la Primera División B, compartiendo vestuario con entrenadores de la talla de Ricardo Hevia, Trifón Poch y mi querido y admirado Ed Johnson y de un preparador físico excepcional como profesional y mejor todavía como persona que es Juanma Alonso. Igualmente tuve la suerte de compartir cancha con jugadores como Charlie López Rodriguez, Juan “Vallecas” Hernández, Lolo Solis, Gaby Abrines (padre de Alex Abrines), Rafael Afán, Evaristo Blazquez, Javi Arias, etc.. y aquel americano desgarbado pero con el que nos reiamos lo indecible que era Larry Mofett y con especial recuerdo a Fernando Barbosa que la maldita carretera nos privó de su alegría de manera muy temprana.
Por temas personales decidí dejar la alta competición en la Primera División B y acepté la oferta de jugar en la Atlética Avilesina, nuevamente en la segunda división nacional, siendo este mi primer encuentro deportivo con Nacho Galán que era el entrenador del equipo.
En septiembre de 1.989 me destrocé la rodilla derecha en un partidillo de pretemporada en Avilés y dejé el baloncesto activo como jugador.
A partir de ahí estuve 8 años intentando transmitir todo lo que había aprendido en el baloncesto, sacando el título de entrenador (lo que hoy sería Nivel II) y trabajando con el baloncesto de base en el Codema ayudado por Sabino Suárez que todos los aficionados al baloncesto en Gijón seguro que le conocéis, e incluso llegando a ser seleccionador Asturiano de categoría Alevín masculina.
En 1.997 y por motivos profesionales me tengo que ir de Asturias durante varios años y me desvinculo totalmente del mundo del baloncesto hasta el año pasado en el que un anuncio de la mano de Nacho Galán de que el baloncesto vuelve a L’Arena, me vuelve a tocar la fibra baloncestista.
Este verano hablando con Nacho Galán y con Óscar Moro tarde menos de 24 horas en decidirme a formar parte de este maravilloso proyecto que es el Circulo Gijon Baloncesto y Conocimiento, con el que espero volvamos a recuperar el sitio que se merece Gijón en el mapa del baloncesto en España.”