Derrota contra un rival directo

Un buen partido y gran acierto sobre la línea de triple dio la victoria por 83-68 al Plasencia, que se aprovechó de la desconexión del Circulo en el minuto final del primer tiempo.

Se presentaba el Teslacard Circulo Gijón en Plasencia con la baja de uno de sus jugadores más importantes, Ángel Moro. Y con Johnson muy debilitado por unos problemas estomacales que  no le permitieron  ni jugar el pasado miércoles en la victoria frente a Bodegas Rioja, ni prácticamente entrenar en todas la semana.

Enfrente un Plasencia muy intenso, que planteó una defensa en todo el campo muy agresiva y con un ritmo de juego muy dinámico. A pesar de eso, el Teslacard se mantuvo siempre en el partido, alternando pequeñas diferencias (empate a 21 en el primer cuarto), hasta el minuto 19, 36-40. Sin embargo un parcial de 0-10 en un minuto, nos llevó al vestuario 36-50

Tras el descanso, el equipo extremeño cada vez más cómodo en la cancha incrementaba la intensidad defensiva a la vez que el Teslacard Círculo Gijón aumentaban el nerviosismo y las precipitaciones.

En el último cuarto, el entrenador, volvió hacer un cambio de sistema con el objetivo de intentar ponerles las cosas más difíciles al equipo local; Y consiguió reducir la diferencia de 17 puntos hasta 8 a falta de más de 5 minutos. Parecía que nos volvíamos a enganchar al partido, pero hasta tres oportunidades perdidas para rebajar la diferencia a 6 ó 4 puntos fue demasiado. El Plasencia recuperó la compostura y recuperó el acierto en el lanzamiento volviendo a los 10 puntos de diferencia a falta de 2’.

Los últimos dos minutos, entre la desesperación visitante, solo sirvió para que Plasencia ampliara la distancia hasta el resultado final.

Una vez más Saúl Blanco junto con un recuperado Osayande arrearon el equipo, pero el Plasencia impuso su ritmo alto de juego que le caracteriza, con muchos tiros exteriores que el equipo visitante no fue capaz de parar.

Además se sumó el poco acierto de los gijoneses sobre la línea de los tres puntos  2 de 15 intentos (13%), frente al 50% conseguido por el equipo rival (8 de 12 en el primer tiempo).

Otra de las claves del partido para el entrenador gijonés Nacho Galán fue la ausencia del Base Ángel Moro que en rueda de prensa explicó “sí hubiéramos tenido a nuestro base titular que nos da tranquilidad y organización; probablemente no hubiéramos tenido ese bache en el último minuto antes del descanso”

A pesar de esta derrota contra un rival directo, Nacho Galán se muestra contento con su equipo que recuerda que “somos novatos en esta categoría y las novatadas se pagan” y recalcó “nosotros luchamos por la permanencia y cada partido lo tratamos como una final “.

También tuvo muy buenas palabras para la afición “hay un gran seguimiento del baloncesto en Gijón, mucha ilusión con el equipo y muchas personas colaborando con el proyecto de baloncesto profesional en Gijón. El próximo sábado nos enfrentamos al Baskonia y tenemos que estar preparados al 100% para ganar a un rival de gran entidad, filial de uno de los mejores equipos de Europa”